Connect with us

Hi, what are you looking for?

Actualidad

Niños que sufren pesadillas: qué hacer y cómo contenerlos

Una especialista en psicología infantil hace hincapié en qué es lo que no hay que hacer cuando convivimos con niños que sufren pesadillas.

Frecuentemente, padres y madres recurren a los consultorios de psicología infantil con una preocupación en común: el tema sobresaliente son los niños que sufren pesadillas. Una experiencia en sueños más común de lo que se cree, aunque en casa entremos en un estado de desesperación cuando por las noches los pequeños despiertan a los gritos.

Para tranquilidad de todos, tener pesadillas en la infancia es muy normal y hasta puede aprovecharse como un aspecto educativo de cara al futuro. Así lo asegura Annie Simpson, parte de Infant Sleep Consultants, quien además aclara en su estudio que no está bien abrazar a nuestros hijos cuando sienten miedo por una pesadilla.

La historia más común es la del niño que dice haber visto monstruos debajo de su cama, o un relato similar. Es ahí cuando debemos explicarles que es normal, que no existe peligro y que deben superar el mal momento vivido.

"Las pesadillas son parte de un mecanismo de supervivencia humana. Nos enseñan a enfrentar cosas aterradoras", asegura Annie Simpson. Y agrega: "Solo se trata de recordarles que es normal y que ya pasará".

Cómo actuar ante los niños que sufren pesadillas

Primero lo primero: no desesperarse. No gritar a la par del niño. Todo lo contrario. Si el menor grita espantado, nosotros como padres tenemos que transmitirles seguridad. Deben ver en nosotros la firmeza y templanza necesarias para solucionar el conflicto.

Por otra parte, también es bueno saber que las pesadillas se clasifican en dos tipos: miedos imaginarios -brujas, monstruos- y peligros más realistas -animales salvajes-. Aquí lo importante es que el niño sepa que no existe la posibilidad de que sean atacados por sus miedos. Debemos y tenemos que tranquilizarlos justamente con eso, tranquilidad.

De hecho, la especialista Annie Simpson contó una anécdota precisa que bien puede ayudarnos si tenemos niños que sufren pesadillas. "Cuando eran chicos, mis hijos me contaron sus pesadillas. Yo les dije, con calma, que no existen los monstruos ni brujas, lo cual es cierto. Entonces con esa frase se cerró toda posibilidad de que sigan creyendo en ese miedo".

Para terminar, Simpson aporta un dato clave que nos hará sentir identificados, al menos a la mayoría. "Si les permitimos dormir en nuestra cama cuando tienen miedo, les estaremos diciendo que puede existir eso con lo que soñaron".

Más Noticias