Connect with us

Hi, what are you looking for?

Actualidad

Soñar con juguetes: su significado e interpretaciones

La psicología recibe muchas consultas diarias sobre soñar con juguetes. Qué significa y qué aspectos debemos tener en cuenta.

Frecuentemente, los consultorios de psicología se llenan de preguntas sobre el significado de los sueños. Los hay felices, tristes e intrascendentes. Por suerte, todos tienen un significado y múltiples interpretaciones. Depende del momento de vida que el durmiente esté viviendo. En esta nota analizaremos qué significa soñar con juguetes.

Los juguetes son fundamentales para el desarrollo y crecimiento de los niños. Todos tuvimos al menos un juguete que, aunque ya no exista, siempre llevaremos en el corazón. El "alma de niño" en los adultos provoca que año tras año nuestros hijos reciban sus juguetes preferidos. Son sinónimo de felicidad, aprendizaje y ternura. Mucha ternura.

Soñar con juguetes, el análisis

Si en nuestros sueños vemos juguetes u ositos de peluche claramente la mente nos está diciendo que extrañamos nuestra infancia. Echamos de menos aquellos tiempos en que las responsabilidades no estaban a la orden del día. También es sinónimo de querer recuperar a nuestros amigos, esos que ya no vemos por las circunstancias propias de la vida.

Nuestra rutina nos cansa, a veces nos duele y llegamos al final del día agotados. Una vez dormidos, la presencia de juguetes en nuestro subconsciente nos refleja ese hartazgo de lo cotidiano. Nos pesa el andar de adultos y quisiéramos regresar nuestros mejores años. Esos en los que lo único importante era jugar.

En tanto, soñar con juguetes también significa buena suerte. Algo bueno está por pasarnos y debemos estar preparados. Los especialistas, además, interpretan que este tipo de momento onírico anticipa nuestro deseo de que un nuevo niño llegue a la familia.

Sin embargo, también es frecuente soñar con juguetes rotos. En este caso, el significado es que tiempos bravos, no muy felices y complicados podrían instalarse en nuestra rutina. Una serie de inconvenientes podrían aparecer en nuestra casa y sentimos dolor por eso, como el niño que llora porque se le rompió su juguete preferido.

Más Noticias