Connect with us

Hi, what are you looking for?

Entretenimiento

La fatal niñez de Nicky Jam antes de su amistad con Yankee

No alcanza un sólo artículo para contarles sobre la fatal niñez de Nicky Jam en Lawrence. No dan las palabras para definir su trágica infancia.

Nicky Jam
Nicky Jam y su trágica niñez

Lawrence, ubicada en el estado estadounidense de Massachusetts, fue testigo de la fatal niñez de Nicky Jam. Es esa ciudad la que lo vio nacer y crecer, y es Nicky Jam el que vio lo peor que un niño puede ver.

La cuna de oro no fue la elección que el universo tuvo pensada para Nicky Jam, más bien fue apenas un colchoncito sucio donde el niño durmió en su propia orina.

Nicky Jam luego confesaría que sus compañeros de escuela se burlaban de él por el olor que despedía a orina, y es que su madre nunca se preocupó por la higiene del chiquito Nicky.

Nacido un 17 de marzo de 1981, Nick Rivera Caminero -nombre real del artista-, nunca estuvo a cargo de su madre ni de su padre porque cada uno andaba siempre en algún problema.

La fatal niñez de Nicky Jam comienza ni bien nace. Hijo de madre dominicana y padre puertorriqueño, pasó sus primeros años de vida en Lawrence rodeado de los vicios más fatales con los que puede convivir un niño.

Nicky Jam: una niñez fatal

Toda niñez es inocencia, ignorancia y juguetes. Bueno, Nicky Jam nunca tuvo juguetes, y la inocencia e ignorancia frente a las maldades de la vida terminó cuando su mente, como la de todas las personas, entró en razón.

Su casa era la calle, él y su mejor amigo de esa ciudad, andaban día, tarde y noche afuera de casa sin que nadie se preocupara por ellos.

El primer lío del niño Nicky Jam

La fatal niñez de Nicky Jam comenzó mucho antes de que éste ingresara a una casa deshabitada y encontrara una caja con joyas, armas y drogas.

Él, junto con su amiguito, fueron a un tasador para vender el oro encontrado y el dueño del negocio de joyas les dio unos dólares.

Al salir del comercio, Nicky Jam visualizó un micrófono, lo tomó en sus manos y salió en silencio. Ya se empezaba a gestar su futuro de cantante ganador.

El problema fue que el propietario del oro, las drogas y el arma, se enteró de quién se lo había apropiado y entonces se dirigió directo a la casa de Nicky Jam.

Fue la madre del reguetonero la que abrió las puertas y se enfrentó con el hombre que iba a buscar lo suyo.

Nicky Jam vio lo peor que un niño puede ver

La plata que Nicky hizo vendiendo las joyas robadas (en ese momento era un niño, pero ya iba metiéndose en problemas mayores), se la dio a su madre.

Entonces la mujer, hizo pasar al propietario de lo robado y le ofreció acostarse con él para arreglar el tema del lío de Nicky Jam.

Lo más terrible de todo es que Nicky vio todo; estuvo presente cuando su madre se acostaba con el dueño del oro. ¡Fatal!

Eso no es todo lo que vio Nicky Jam en su niñez. Cocaína, heroína, marihuana, alcohol, cigarros, sexo… Desde los cinco años tuvo contacto con toda esa porquería y hasta el mismo Nicky confesó haber empezado a fumar a sus 11 años.

Luego seguiría metido en líos, siendo su cable a tierra Daddy Yankee y otros buenos amigos que le aguantaron muchas para que hoy Nicky sea lo que es: el ganador.

Después la seguimos, ya dije que las palabras no alcanzan para la fatal vida y niñez de Nicky Jam y su posterior triunfo que lo dejaría en la cúspide del reguetón y trap latino.

¡Hasta la próxima!

Más Noticias