Connect with us

Hi, what are you looking for?

Tendencias

Berenjena, eres sabrosa, simple y sanita

Dejemos a los animales libres. Una berenjena sabrosa, simple y sanita puede salvarles la vida.

Berenjena, sabrosa simple y sanita

Comamos más berenjena, sabrosas, simples y sanitas. El mundo cambia y por eso, nosotros también cambiamos, ¡people change, baby…! 

Queremos comer más sano y, además, dejar de matar a inocentes animalitos para saciar nuestra gula -¡maldito pecado capital!- con las costillas de un cerdito bebé, por ejemplo, aunque qué ricas son.

Hablemos crudamente, cocinemos con lo que nos da la madre tierra, cuidemos nuestro cuerpo y el ambiente. La berenjena es sabrosa, simple y sanita. 

Cuidemos a los chanchitos, aunque sean ricos

Cómete una berenjena y verás lo rico que se siente

Si en tu refri tienes sólo esta verdura, entonces, mi amigo, mi amiga: ¡manos a la obra, wey! Y pues si no la tienes, ve por ella, porque nada más rico, sabroso y simple que cocinar berenjena.

Por las razones nombradas anteriormente, a continuación te contamos cómo puedes preparar tres platillos deliciosos con tan solo una berenjena. 

Si tu pareja comparte el gusto por esta hortaliza india, bueno, pues compra dos berenjenas, total, la receta es la misma. En el caso de que sean de buen comer, compra 2 kilos o las que quieras para guardarlas y comerlas luego.

Agarra papel, lápiz y apunta las maneras de comer sabrosas, simples y sanitas berenjenas.

A comer...

A la primera receta la vamos a llamar “Asada y simplona”

Encendemos la hornalla, agarramos la berenjena, le clavamos un cuchillo y la rotamos de a poquito para que se ase. Podemos hacerlo también en el horno, en siete minutos tu berenjena estará lista. Asada y simplona.

La segunda receta lleva el nombre de “Con ajito es más sanita”

Cortamos la berenjena en rodajas (ni muy finas, ni muy gruesas). Le tiramos sal gruesa para que largue el líquido amargo que caracteriza a esta verdura. Esperamos media hora y luego las lavamos. 

Picamos dos dientes de ajo (no olvidemos quitarle el corazón para que luego tus compañeros de oficina no te den vuelta el rostro por el olor a ajito que despida tu cuerpo). Lo picamos bien picadito y se lo echamos encima. Las comemos así, crudas, en rodajas con aceite de oliva y sal a gusto.

A la tercera receta de berenjena la llamaremos “Berenpizza”

Esta es muy rica. Cortamos la berenjena en rodajas, la dejamos reposar en sal para quitarle el jugo que produce su amargor, esperamos media horita y la lavamos. Prendemos el horno (en una sartén también puede hacerse). Ponemos las rodajitas con queso, tomate, ajito, orégano, aceite de oliva y sal a gusto. 

Para terminar, descorchamos un vino tinto y brindamos con nuestra compañía por comer sano, rico y tener que lavar pocos platos.

¡Nos vemos la próxima con más recetas simplonas!

Más Noticias