Connect with us

Hi, what are you looking for?

Tendencias

Alcauciles rellenos al horno, una delicia de temporada

Hay pocas señales más claras de que la primavera se acerca como la llegada de las alcachofas a los mercados. Se trata de un producto que ha sido la delicia de todo el mundo desde tiempos inmemorables, en parte por su delicioso sabor, pero también por sus fantásticas propiedades. Hoy, les traemos unos alcauciles rellenos que seguro les encantarán.

Siempre que determinados productos llegan a los mercados y verdulerías, sobre todo aquellos que duran tan solo unas pocas semanas, es bueno tener alguna receta para aprovecharlos a pleno. Con esta idea en mente es que les queremos acercar este plato de alcauciles rellenos, ideal para los primeros días de la primavera. ¡Una verdadera delicia!

Los alcauciles o alcachofas no son frutos sino que, en realidad, se trata de las flores de la Cynara solymus, mejor conocida como alcachofera. La flor se cosecha cuando todavía es simplemente un pimpollo y conserva aún su centro carnoso. Existen, desde la antigüedad, miles de recetas que tienen este producto como protagonista.

Es, asimismo, una flor con enormes propiedades curativas. Contiene una gran cantidad de minerales, como el potasio, el sodio, fósforo y calcio. Además, es rica en vitaminas B1, B3 y C. Como podemos notar, los alcauciles son una fantástica fuente de nutrientes y su consumo nos acarrea numerosísimas ventajas.

Dificultad: fácil

Personas: 4

Tiempo de preparación: 30 minutos

Ingredientes:

  • 4 alcauciles medianos
  • 1 huevo
  • 250 gr. de queso parmesano (o cualquier queso duro para rallar)
  • 1 diente de ajo grande
  • Perejil al gusto
  • 4 cdas. de pan rallado
  • Aceite de oliva C/N
  • Sal y pimienta C/N

Procedimiento:

  1. Primero, debemos lavar bien los alcauciles, ya que entre los pétalos se suele juntar suciedad. Los remojamos en abundante agua dos o tres veces, escurriendo bien el líquido que queda en su interior.
  2. Luego, quitamos el tallo (¡pero no lo tiramos!) y los pétalos pequeños que suelen quedar un poco sueltos en la base.
  3. Por último, debemos hervir los alcauciles en una cacerola con abundante agua y un poco de sal hasta que se ablanden bien. La forma de determinar cuándo están listos es pinchando la base de la flor. Retiramos y dejamos enfriar.
  4. En un bol mezclar el perejil y el ajo finamente picados, el pan rallado y el queso y mezclar bien. Luego, agregamos el huevo y mezclamos nuevamente hasta que se incorporen todos los elementos.
  5. Ahora, rellenamos los alcauciles con la mezcla. Es importante llenar todos los huecos que quedan entre los pétalos y en el centro mismo del alcaucil.
  6. Luego, los colocamos en una fuente, salpimentamos y rociamos con un buen chorro de aceite de oliva.
  7. Llevamos al horno y los dejamos hasta que estén bien dorados.

Estos alcauciles rellenos son un excelente plato para acompañar con alguna ensalada fresca. ¡Que lo disfruten!

Más Noticias