Connect with us

Hi, what are you looking for?

Tendencias

Los motivos por los que un limonero puede enfermar y sus soluciones

Pon atención a tu limonero, si ves que sus hojas se van arrugando, esto pueden ser los motivos por los que puede enfermar y sus soluciones.

El limonero suele ser una especie de árbol muy resistentes a las plagas y condiciones adversas pero aún así pueden enfermarse. Te contamos a continuación cuáles son los motivos por los que un limonero puede enfermar, y sus soluciones

El árbol de limones aporta muchos beneficios y es por eso que es tan elegido para vivir en los jardines ya sea en zona urbana como rural. Su popularidad se debe a los beneficios que aporta tanto desde lo estético como por las propiedades de sus frutos. Su copa abierta y hojas verdes, durante prácticamente todo el año, hace que se luzca en el lugar en donde esté. Y en la época de florecimiento es un espectáculo digno de disfrutar. Además de esto, las propiedades medicinales del limón lo convierten en un fruto muy preciado en todo el mundo. Y ya sabemos que los limones son un ingrediente utilizado a menudo en diferentes recetas.

¿Qué le pasa a mi limonero?

Puede ser que hayas visto que las hojas de tu limonero sus hojas se arrugan, o se ponen amarillas, e incluso en casos muy extremos, la corteza se empieza a escamar. Esto se debe a enfermedades que atacan esta especie de árbol. Te contamos cómo identificar los motivos por los que un limonero puede enfermar, y sus soluciones 

Las hojas arrugadas pueden ser una señal de que una plaga, como la polilla minadora, lo está enfermando. Este tipo de insectos se alojan por debajo de la hoja y hacen que éstas se vayan arrugando progresivamente al mismo tiempo que se ponen marrones. Al final, la hoja se marchita y cae. 

La solución para combatir las plagas minadoras es muy sencilla: aplica aceite de Neem. En un litro de agua disuelve entre 3 y 5 ml de aceite de Neem y con un atomizador rocía generosamente las hojas. El aceite de Neem es fácil de encontrarlo en cualquier vivero y o grow shop. 

Otro de los motivos por los cuales tu limonero puede enfermar es por el hongo Alternaria. Y su solución es la más sencilla de todas: no lo riegues demasiado. La enfermedad por este hongo se manifiesta arrugando las hojas y volviéndose amarillas hasta que el árbol se debilita completamente y muere. 

Alerta máxima si a tu limonero se le escama la corteza. Puede indicar que tenga una enfermedad viroide y eso hace que aparezcan grietas en sentido vertical. Otro de los síntomas para identificar si tu árbol padece esta enfermedad es el enanismo en los brotes jóvenes y las manchas amarillas. Desgraciadamente, la única solución posible es eliminar el árbol, sobre todo si cerca de ese tienes otro limonero ya que los virus pueden ser muy contagiosos.

Estas son algunas de las afecciones que puede padecer tu limonero. Sólo ten a mano aceite de Neem, no lo riegues demasiado y disfruta de todo su esplendor como de sus frutos.

Más Noticias