Connect with us

Hi, what are you looking for?

Tendencias

Claves para la correcta poda de tu limonero

El árbol de limones es uno de los árboles más generosos que puedes tener en casa. Sólo requiere de algunos cuidados, entre esos cuidados: la correcta poda de tu limonero.

Limones en el limonero

El limonero puede producir entre 600 y 700 limones por cosecha; aunque se ha llegado a registrar cifras récord de 3.000 limones en una sola cosecha. Pero para que puedas disfrutar de la generosidad de este árbol, tienes que prevenir cualquier tipo de enfermedades y brindarle los cuidados necesarios. Entre los cuidados está la correcta poda de tu limonero. 

A veces nos gana la ansiedad y luego de dos años de tener a un limonero en casa pensamos: “¡ay, no me va a dar limones!” o “algo le pasa a mi limonero”. Pues no, desde el momento en que plantas un esqueje tienes que esperar tres o cuatro años para hacerle su primera poda y después de eso, es momento de ver los frutos. 

Conocer cuándo y cómo podar tu limonero es fundamental. Después de esperar entre tres y cuatro años no querrás echarlo todo a perder ¿verdad?  

Todo lo que necesitas saber para la correcta poda de tu limonero

Prepara tu árbol para la poda. La mejor época para podar un limonero es en enero-febrero, lo que corresponde a la época posterior de su floración. O bien en junio-julio, los meses previos a que empiece a florecer. 

Primero, afuera lo viejo para darle lugar a lo nuevo. Poda todas las ramas que estén en mal estado. Ten en mente que lo que estamos haciendo con la poda es dirigir la savia del árbol hacia arriba, y que no se detenga en ramas enfermas o muy viejas. La idea es darle fuerza a  la copa del limonero. 

Se cree que el limonero es un árbol originario de China o la India

Continúa por aquellas ramas que no llegan a ninguna parte, que se alejan mucho de la copa. Ya que estas ramas funcionan como un tapón en la vía principal de la savia: el tronco.

Sé prolijo. Quita también las ramas inferiores y equilibra los lados del árbol. Esto hará que la copa de tu limonero tenga el mismo peso de ambos lados, algo que será de mucha importancia cuando tu árbol esté repleto de limones. 

Identifica tres o cuatro ramas principales, que sean fuertes, y estén en equilibrio con el tronco del árbol. Esas tres o cuatro ramas serán las que cargarán con el mayor peso una vez que ya empiece a producir limones. Toda tu concentración será, por lo tanto, enfocada en encauzar la savia hacia esas ramas principales. Y por defecto, todos los nutrientes aportados por el riego llegan hasta ellas y crecerán juntas y fuertes.

Corta, sólo las puntas, de las ramas secundarias que salgan de las tres o cuatro ramas principales. La idea de esto es podar todo aquello que se vea débil y dejes sólo las ramas de tu árbol que se vean más fuertes. 

La poda es dirigir la savia

Es más, si una de las  ramas principales es muy larga y tiene un brote que sale de ella, corta la rama hasta donde empieza el brote. De manera tal que la terminación de la rama principal se convierta en la nueva.

Si al terminar de podar notas que tu árbol está limpio y con una copa pequeña acompañado de tres o cuatro ramas fuertes, entonces has hecho una correcta poda de tu limonero. No te preocupes si parece que se ve pequeño, cuando comience la primavera surgirá con toda la fuerza de la madre naturaleza. 

Ahora, la parte difícil. En cuanto llegue la primavera y veas las primeras flores que más tarde darán lugar a los frutos, se recomienda cortarlo. De esta manera, en la próxima primavera, el limón crecerá con mayor vigor. Es lo más difícil de hacer porque es lógico que duela deshacerse de los primeros limones que da tu limonero, pero es algo que se recomienda mucho para sanear los limoneros.

Los limoneros son hijos del rigor. Cuanto más vigoroso es el árbol, más ligera debe ser la poda; y al revés,  si tu tiene un limonero débil debes podarlo con severidad. Así conseguirás que crezca sano y fuerte. 

Más Noticias