Connect with us

Hi, what are you looking for?

Tendencias

Tengo la piel sensible ¿Cómo la cuido?

¿Sientes la piel muy reseca, tirante y con sensación de picazón o ardor? En la nota te damos algunos consejos útiles para tratar la piel sensible.

¿Tu rostro se pone colorado con facilidad ante los cambios de temperatura o reacciona a algunos productos con fragancias fuertes? ¿Notaste alguna vez que ciertas zonas de tu rostro se estaban descamando o que tu piel estaba sensible?

Pues uno de los motivos quizás, es que tu piel esté deshidratada. Si este es el caso, podemos sentirla también áspera al tacto, opaca, con algunos signos de lesiones y hasta verla sin vida.

Una consecuencia de esta deshidratación es la aparición de estos síntomas como enrojecimiento de la piel, prurito o picazón, sensación de tirantez por lo que podríamos decir que esa piel además está sensibilizada.
Una buena hidratación nos ayudará a mantener nuestra piel en óptimas condiciones, incluso para protegerse de los agentes externos que puedan irritarla.

La piel sensible se da en cualquier tipo de piel (ya sea seca, grasa o mixta) que reacciona más fuerte o más rápidamente a un factor externo o interno que generalmente es bien tolerado por una piel normal.

Lo que ayudará a mejorar ese aspecto es limpiar, pero siempre con suavidad, humectar, usar protector solar todo los días aunque este nublado y evitar la exfoliación agresiva.

Lo conveniente es buscar los productos que sean aptos para este tipo de pieles y así poder realizar la rutina adecuada.

De todos modos siempre debes consultar con un especialista, porque muchas veces esa sensibilidad que podemos notar en la piel se da por otros factores y quizás solo con hidratarla no alcance.

Una piel hidratada es entonces, una piel protegida.

 

Más Noticias